Latest Posts

Wonder Woman Movie Poster
Wonder Woman Movie Poster











Mas allá de la discusión política de lo que apoya o deja de apoyar Gal Gadot en la vida real, sobre el conflicto entre Israel y Palestina, y que me ocuparía casi una tesis doctoral, voy a centrarme en el filme en sí.

Partamos de la base que ésta peli es un calla bocas a todos aquellos que decían que las pelis de superheroínas no eran rentables porqué claro, ¿Quién quiere ver a una mujer peleando, eh?

¡Tomad chancla en todo el bozal, guapos!

Durante los años que Marvel ha estado trajinando sus fases cinematográficas del Marvel Cinematic Universe (MCU) y hasta el momento, DCU no ha habido proyecto para una sola mujer en solitario hasta hace unos meses. Se podría haber hecho una peli de por ejemplo, Hulka, que es una de las mejores heroínas, a la par que una científica brillante y que demuestra que no pasa nada porqué una mujer sienta una ira tremenda. O Miss Marvel (me refiero a Kamala Khan) una chica que tiene poderes de elasticidad y es musulmana, por lo que daría cancha de sobra para una peli que mezclase superheroína adolescente y religión. También sería chulo ver a Viuda Negra en solitario: una espía, un pasado turbulento, el hecho de que le hiciesen una operación para que no pueda tener hijos (quitándole el derecho a decidir sobre su propio cuerpo). Saliendo de la norma de mujer de ‘normalidad corporal’, Faith daría en los morros a todos aquellos que piensan que las superheroínas deben tener obligatoriamente un cuerpo de escándalo: he aquí la primera luchadora con sobrepeso, friki, periodista y con gran sentido del humor. Tampoco se puede pasar por alto a Spiderwoman, una heroína que decide tener a su retoño mediante inseminación artificial y sin tener que aguantar a un tío por decisión propia. O a Spider-Gwen. O a una de los mejores personajes femeninos que pasa casi desapercibido e incluso tiene un cómic hablando de violencia de género: Black Cat. Por supuesto sería un error garrafal no incluir a Thor –heroína que padece cáncer-, Batgirl- la primera superheroína en quedarse en silla de ruedas- Raven, Starfire, Karolina Dean, Killer Frost, Supergirl, Fénix, Pájaro Burlón, Iron-Man (Riri Williams), Moon Girl, Monica Rambeau, Stargirl, Vixen, Hawkgirl, Huntress o Power Girl. Y podría continuar. Material y buenas historias todas ellas tienen de sobra.

¿Pero de qué va el tinglado?

Diana (Gal Gadot) es una guerrera Amazónica que vive en Themyscira, una isla gobernada y poblada solo por mujeres luchadoras que viven en paz. Cuando un piloto llamado Steve Trevor (Chris Pine)  se estrella en su isla, y le dice que el mundo exterior está en Guerra -I G.M. (1914-1918)-, Diana decide irse con él para intentar frenar a Ares, que cree culpable de toda destrucción y así hacer que los humanos no se maten. Por el camino, irá descubriendo sus poderes y su verdadero destino.

Wonder Woman  Hypolita

Diana (Lilly Aspell) con su madre Hypolita (Connie Nielsen). © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Y así se pasan dos horas y veinte minutos, en un soplido. 

Servidora se quedó un poco descolocada, porqué en la peli Diana conoce a Steve en la Primera Guerra Mundial y no en la Segunda, como pasa en los cómics. Se ve que los realizadores pensaron que este cambio temporal sería más adecuado porqué ‘hay preguntas sobre los derechos de las mujeres y sobre una guerra que no ve que está matando’. Pues vale.

La dirección ha recaído en Patty Jenkins, que tenía unas ganas enormes de llevar a la gran pantalla a Wonder Woman, llegando a afirmar que es la peli que ha estado esperando para hacer toda su vida. De hecho, se sabe que en el año 2005 estaba negociando con Warner Brothers, pero tuvo que renunciar debido a su embarazo.

Del guión se han encargado seis manos: Allan Heinberg ( guionista de series como ‘Anatomía de Grey’, ‘OC’, ‘Cinco en familia’), Zack Snyder (director de ‘300’ (2006), ‘Watchmen’ (2009) y ‘El hombre de acero’ (2013)),  Jason Fuchs (‘Ice Age 4: la formación de los continentes’ (2012), ‘Pan: Viaje a nunca jamás’ –ver crítica aquí-  (2015)) a partir del personaje creado originalmente por el psicólogo William Moulton Marston.

Estrenada el 23 de junio en España, con un presupuesto estimado de 149.000.000 dólares (recaudados 404.000.714 solo en Estados Unidos a 20 de agosto, según datos de IMDB) y rodada en localizaciones como Castel del Monte (cuando Diana roba la Matadioses), Palinuro/Camerota (playas), Matera (calles) las cuatro en Italia como espacio para Themyscira, la isla de las mujeres. Para el resto, el film se ha rodado en Inglaterra, incluidas las escenas del bosque en que se filmaron en Bourne.

Antíope Wonder Woman

Antíope (Robin Wright) dando matraca. © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Voy a resumir los puntos específicos positivos de porqué está película es un gran logro:

1) La protagonista y la directora son mujeres. Esto tiene su qué: porqué es la primera en entrar en el mundo de superhéroes después del fiasco de Catwoman y Electra de la DCU (DC Universe). Por otro lado, la directora, teniendo en cuenta que ya de por sí la dirección cinematográfica es un sector muy masculinizado (ver datos punto 3) , es algo que celebrar y más al frente de una película de superhéroes. Y no solo eso, sino que es la primera película de acción dirigida por una mujer en tener un presupuesto de más de 100 millones de dólares.

2) Las niñas (y niños) tendrán una figura superheroica a la que acogerse, dentro de este mundillo. Si, lo sé, Rey, Leia, Xena, incluso las Sailormoon son figuras femeninas potenciales. Pero estas quedan fuera de lo que es Marcel o DC, y yo me voy a centrar en eso, para no empezar a cazar moscas con la ingente dosis de información que hay.

Pasa un poco como la serie de 'Supergirl' (ver reseña) que sirve de patrón de cultura pop –¿para cuándo una serie de Hulka, eh?- para que las crías y no tan crías puedan agarrarse con el aliciente de ser personajes tradicionalmente feministas. En esta peli, con algunas excepciones que expondré en párrafos siguientes.

3) Publico objetivo: mayoritariamente va destinado a uno femenino –eso nos quiere hacer creer el márqueting, pero no es un nicho real-, cuando insisto, los superhéroes es un sector masculinizado. Según un informe llamado ‘Celluloid Ceiling: Behind the scenes. Employment of Women on the Top 100, 250, and 500 Films of 2016’ (Universidad Estatal de San Diego) en 2016 solo un 7% de las grandes superproducciones las dirigieron mujeres. El problema está en que es un sector muy machista y que los trabajos de dirección de películas en los que se ponga al frente una mujer son más raros que un piojo verde.

4) No está enormemente sexualizada. Con matices que comentaré después. Además, se vale por ella misma.

5) Va a hacer que más de una nos apuntemos a esto del ejercicio y la vida sana con levantamientos de pesas incluidas, por lo del power girl y el estar todavía más, si eso es posible, potorronas.

Wonder Woman con arco

Wonder Woman (Gal Gadot) con el arco. © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

6) Themyscira. Relacionado con el punto anterior, se contrató a luchadoras profesionales, y en serio ¿han visto las tabletas de chocolate y los bíceps que tienen estas señoras? ¡Yo quiero unas iguales! Déjeme sitio que me traslado a vivir ahí, en ese matriarcado.

7) Chistes feministas: cuando Diana le suelta a Steve que 'los hombres no son necesarios para el placer femenino ' y él se queda con cara de palo, al añadirle que podemos pasar perfectamente sin ellos. Esta escena fue totalmente improvisada.
Se llega a la conclusión de que los hombres son esenciales para la procreación, pero cuando se trata de placer ...  son innecesarios.
De un punto a esta parte, hay varias cosillas que rechinan en este film:

1) Diana saca su fuerza cuando el protagonista masculino explosiona. Necesita un aliciente amoroso para sacar su potencial. No le vale con que la Tierra esté sumida en horribles guerras, no. En serio, es la Matadioses, tiene fuerza y poder de cojones (más que Superman y Batman juntos) ¿y me plantas que gracias a un tío descubre sus poderes? ¡¿Estás de coña?!

2) La ropa. Si hay algo que me provoca un especial repelús en los cómics y en las producciones en las que salga una mujer con poderes es que los trajes son vergonzosos. Ridículos. La mayoría tienen las ropas con las que las visten aperturas para marcar las curvas del cuerpo que puedan dar indicio. Partamos de la diferencia que existe entre los trajes de los miembros de la Liga de la Justicia (todos hombres, con trajes enteros)  en contrapunto con la de Wonder Woman que va prácticamente en bañador. No hablemos ya que eso más que un traje parece una goma de pelo (en algunos cómics de WW, salía hasta en tanga). No sé a ustedes, pero para mí sería imposible arrear a hostias como panes a alguien pensando que se me van a salir las tetas por el escote o que si salto y arreo una patada, estar pensando en que se me va a salir algún pelo del mochi.

Wonder Woman

Diana saliendo de una trinchera. © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Mención a parte merecen los tacones. Sí, a ellos no les ponen tacones, lo que es una gamberrada. Imagínense lo bien que lo pasaríamos. Batman, con tacones. Superman, con tacones. The Flash, con tacones. Cyborg, con tacones. Aquaman, con tacones.

Que prueben a salvar el mundo encima de eso. Tendrán suerte si lo único que se rompen es un fémur. Pero ¿adivinan qué lleva Wonder Woman para luchar? Tacones. Los tacones no son unos zapatos para luchar por muy superheroína que se sea. Wonder Woman pelea con tacones. Pasa campos minados con tacones. Barro con tacones. Trincheras con tacones. Pero no solo eso, es que además de pasearse por los campos de batalla de la Segunda Guerra mundial subida a ellos, lleva mini falda, el pelo perfectamente ondulado, el rímel –que no se le corre-. Que sí, que ya sé que es una bravera, pero tengan en cuenta que eso les pasa a cualquiera de ustedes o a servidora teniendo sus poderes y créanme, que ni los tacones, ni la minifalda ni los pelos al viento nos harían ningún favor en la ardua tarea de ir parando balas a cachimoche. Más bien acabaríamos con los pelos como si hubiésemos metido los dedos en un enchufe. Tiene el mismo sentido que ir a escalar el Everest en unos stilettos. ¿Verdad que a nadie se le ocurriría? Entonces, ¿qué diferencia hay?

Esto se debe básicamente a un proceso de sexualización. Lo intentaré explicar de forma en que se entienda: las superheroínas siempre han estado relegadas a un segundo plano, en este sentido se quería recalcar lo romanticón, lo bellas, de ahí los trajes o mostrarlas en posturas nada naturales. Ellas no se concebían como personajes en sí, sino como objetos de deseo de lo masculino y a ojos del lector (eminentemente masculino también). A día de hoy se ha evolucionado pero nos encontramos son heroínas que quedan por debajo de sus colegas masculinos. El vestuario es un claro ejemplo de ello. También tenemos un cuerpo heteronormativo y a las mujeres con poderes todavía las dibujan dentro de un canon corporal inverosímil.

3) Amor forzado con calzador. Es sabido que a Chris Pine (‘Star Trek’, ‘Star Trek en la oscuridad’, ‘Star Tren más allá’) no le han regalado ningún papel por su cara bonita, sino que se lo ha tenido que currar muy mucho y eso es de agradecer, porqué encima lo hace bien. Pero el incluir en un guión lo amoroso, por narices, aunque no venga a cuento, porqué la protagonista es femenina y se tiene que enamorar obligatoriamente, reproduce un estereotipo dañino como la copa de un pino.

4) Falta de profundización en los personajes secundarios. Poco sabemos de ellos. De un tiempo a esta parte, y habiendo salido ya el segundo tráiler de la Liga de la Justicia (que perfectamente, se podría titular como 'Wonder woman y los otros') espero ver una Diana más completa y alejada de las metidas de pata comentadas anteriormente. A ver si se animan y nos traen a más portas femeninas del mundo de los superhéroes, que falta hace, y si se animan con Sirens of Gotham (grupo formado por Catwoman, Harley Quinn, Poison Ivy), sería ya para quitarse el gorro.

Antíope fighting Wonder Woman

Señora muy total pro. Photo by Clay Enos - © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

5) La representación que se usa en este film de Wonder Woman es que es una semidiosa, hija de Zeus. Entiendo que se basan para ello en ‘New 52’ de DC pero, ¿qué hay de Afrodita? ¿Porqué el creador es Zeus y el enemigo contra el que debe luchar es Ares? ¿Dónde están aquí las diosas? Afrodita, Atenea, Gea. No sé, dame una diosa griega,¡algooooo! Pero no, las ningunean como si no existiesen.

De un tiempo a esta parte, hay que decir que es la primera peli de superhéroes en la que un personaje femenino es protagonista. No teníamos algo así en las salas de cine desde Elektra (2005), es decir, desde hace 12 años de nada. Ya tocaba, ¿eh? Ya tocaba.

Y claro, como aquí en España somos expertos en mandar todo lo bueno a la mierda, pues también la cagamos en la traducción del póster promocional. Fíjense que de un póster que en inglés decía ‘Power. Grace. Wisdom. Wonder’ (Poder. Elegancia. Sabiduría. Maravilla.), ‘Wonder. Power. Courage.’ (Maravilla (de asombro). Poder. Coraje.) o ‘The future of justice begins with her’ (El futuro de la justicia empieza con ella’) aquí lo hemos traducido como –espero que estén sentados-: ‘Belleza. Poder. Coraje’. Wonder no es belleza. Wonder no tiene nada que ver con belleza. Existe el problema que no se concibe a una mujer sin que sea bella. De ahí esta traducción casposa y horrible. Aunque no tenga nada que ver con el contenido original (en traducir pelis como nos sale del orto, también somos expertos).

Mención a parte merece el póster en si. Tienes a una mujer directora. A una de las superheroínas más famosas de la historia de los cómics, y lo único que se le ocurre al menda que lo ha diseñado es un póster promocional en que las tetas de Wonder Woman quedan a la altura de los ojos (más o menos por el centro del póster) incluso los pechos, si se fijan, es la zona que tiene más luminosidad, porqué la cara, ni se le ve. Con un par.

-Etta: Me presento: soy Etta, secretaria de Steve Trevor.
-Diana: ¿Qué es una secretaria?
-Etta: Oh, bueno, hago de todo. Voy donde me dice que vaya, hago lo que me dice que haga.
-Diana: Bueno, de donde soy eso se llama esclavitud.
-Etta: Me cae muy bien.

Este film es el spin off de ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ (2016) en que Diana es un personaje secundario. No les puedo decir nada respecto a dicha producción porqué no la he visto. Lo único que sé es que nuestra heroína los deja a la altura del betún.

Como en toda superproducción que se precie, hay metidas de pata a cascoporro. En las películas que tienen ambientación histórica, es lo más divertido de contar. Por ejemplo, cuando Steve se está poniendo la ropa, se oye el sonido de una cremallera. La cremallera la inventó Gideon Sundback en 1917, pero no se popularizó en la ropa hasta la década de los años 20. Vamos, que en esta peli el sonido de una cremallera está completamente fuera de tiempo. Lo mismo pasa con los hangares de los campos de aviación. Ese tipo de recintos para guardar aviones no fueron construidos hasta la década de 1980. Ya no hablemos de los tanques de la batalla final, que son británicos en vez de los A7V alemanes, como cabría esperar. Ni mencionemos que también han confundido la bandera turca con la del Imperio Otomano o que cuándo llegan a Londres por el río, se puede ver un barco que pone –esto me da ya vergüenza ajena- Édith Piaf. Vamos, que llevan un buen barrullo histórico.

Hipólita Reina Wonder Woman

Otra señora muy total pro. Photo by Alex Bailey - © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Hay otras que son todavía más de ponerse las manos en la cabeza, como que de repente, Diana, mientras está corriendo se deshaga del vestido azul escotado que llevaba y debajo ¡sorprendentemente! esté su traje de heroína. Lo mismo pasa con sus brazaletes, que aparecen y desparecen según la escena y sin ninguna explicación aparente. Deben tener la misma calidad que las botas con tacones, que después de caminar por el barro (¡con tacones!) no tienen ni una manchita, oigan. Pero lo más sorprendente de todo el estilismo de nuestra protagonista es el pelo. Diana en las escenas de lucha, tiene el pelo que ni Rapunzel: casi con vida propia. En una escena dando matraca lo lleva un poco desordenado, en la siguiente, con unas ondas modeladas que ríanse ustedes de los rulos.

En las escenas de lucha destacan un par que son para echarse gotas. La primera es la que refiere a la pelea con unos espías alemanes en un callejón: uno se suicida ingiriendo cianuro antes de que les suelte la información. Lo que parece mentira es que tanto Diana como Steve no caigan en la cuenta que hay otros alemanes a los que han dejado K.O. momentos antes a los que también les pueden sonsacar cosillas. Pero no, no caen en la cuenta y los dejan ahí. La segunda es cuándo las Amazonas se enfrentan a los alemanes en la playa. Tengamos claro que las Amazonas son guerreras, son luchadoras, tienen una mente estratégica y un cuerpo entrenado para ello. Sabiendo esto, ¡¿cómo puede ser que se pongan en la cima de un acantilado para atacar?! Es el sitio más vulnerable para ponerse. Después se lían a luchar con un grupo de nazis que saben, tienen armas más poderosas que sus flechas, espadas, escudos y arcos. Para unas guerreras como ellas, el primer punto debería ser saber buscar ventaja estratégica frente a eso. Pero no, toma escena tonta, para introducir el punto dramático. Eso sí, lo más gracioso de las curiosidades es que cuándo Hipólita (la madre de Diana) lleva a las Amazonas a la playa si miran bien, verán claramente a un hombre con armadura femenina. Eso es un puntazo.

Esa pelea en la playa se rodó en dos semanas con seis cámaras (dos unidades de cine, además) el marrón de filmar esta escena, según comentaba Matthew Jensen, el director de fotografía es que ‘a parte de filmar una puesta a punto con tantas cámaras, actores y dobles de riesgo, el mayor desafío era era mantener la iluminación constante a lo largo de dos semanas de las condiciones meteorológicas cambiantes’.

Cuando Gadot estaba filmando las acrobacias de esta producción, ella estaba embarazada de cinco meses. Como se le veía la incipiente barriga, decidieron ponerle una pantalla de color verde (llamada croma, seguramente la conocerán porqué es lo que se usa para dar el tiempo por TV), que modificaron más tarde durante la postproducción. Les quedó un photoshop tó guapo. De un tiempo a esta parte, la actriz entrenó durante nueve meses para tener 17 libras (unos 7’7 kilos) de músculo y seis meses para preparar el personaje. Que se dice pronto.

Steve Trevor Wonder Woman picture

Steve Trevor (Chris Pine), Wonder Woman y Etta (Lucy Davis). Photo by Clay Enos - © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

También se pueden encontrar a personajes históricos –no todo van a ser metidas de pata-. Por ejemplo, el General Erich Ludendorff (1865-1937) que fue comandante de las fuerzas alemanas durante la Primera Guerra Mundial  y el que autorizó el uso del gas mostaza (usado por primera vez en 1915) y apoyó a Hitler. Hago un inciso para contarles que el gas mostaza es un arma química de la que hay dos tipos de composición: mostaza sulfurada (que puede darse como gaseoso o líquido) y mostaza nitrogenada (que es lo que arrojó la aviación española en 1924 a los bereberes). Para explicarles el uso de la segunda les voy a pedir que se imaginen ponerse el desodorante en spray muy cerca de la piel. ¿Verdad que quema? Eso lo hace el nitrógeno. Imagínenselo ahora mucho más potente. Básicamente lo que hace es quemar la piel, porqué el nitrógeno tiene un par de electrones (muy capullines) que forman sales de Piridina (vamos, lo que llevan los insecticidas, las pinturas y los desinfectantes). En definitiva, que la mostaza nitrogenada tiene la particularidad de que se mezcla con el ADN como si de un potaje se tratase y produce síntomas tales como: enrojecimiento de la piel y ampollas que salen a las 6-12h de haber estado expuesto, ceguera en ojos, dificultad respiratoria, náuseas, vómitos, falta de coordinación, convulsiones y temblores. Todo esto a corto plazo, porqué a largo produce leucemia. Y no existe antídoto. Cuando está en líquido, es inocua, razón por la que los alemanes las lanzaban en ese estado y es que cuando los soldados impregnados iban a guarecerse a lugares cerrados y la mostaza se evaporaba, sí que resulta tóxica, y perecían todos los que no saliesen al exterior a tiempo. ¿Ven como la humanidad es completamente gilipollas? Cualquier día nos extinguimos.

Un ejemplo de los efectos del gas mostaza en el film lo encontramos en el personaje femenino de Dr.Maru (Elena Anaya) y sus cicatrices. Ella se esconde tras una prótesis facial de plástico (un homenaje a la peli de Almodóvar ‘La piel que habito’ (2011), la directora es una gran fan de él). Esa prótesis fue desarrollada por franceses y británicos en 1916 con el objetivo de ayudar a los soldados heridos a recuperar su vida normal. Estaban hechas de estaño, pintadas de color carne y se ajustaban usado correas o gafas.

Este film es el inicio de la trilogía (ya confirmada) de Wonder Woman y sirve de seguimiento para la ‘Liga de la Justicia’. Esto no deja de ser metafórico, porqué en los cómics, antes de entrar en la Liga, Diana les hacía de secretaria. En fin.

Dicen los realizadores que se inspiraron en la peli de Superman del 78, Indiana Jones, Casablanca (1942), La sirenita (1989) y Batman Begins (2005), aunque a servidora le suena más a ‘Capitán América: el primer vengador’ (2011). No me miren así, que paralelismos hay unos cuantos. Como por ejemplo que ambas pelis sucedan en una G.M., que a partir de ahí haya un grupo de superhéroes creado posteriormente –inicio de universos cinematográficos-, alemanes como antagonistas, dos Steve (Steve Rogers, alias Capitán América (Chris Evans) y Steve Trevor (Chris Pine)) interpretados por dos actores llamados Chris y ambos se escoñan en un avión. La diferencia es que WW es más reflexiva en el sentido que ella tiene un debate consigo misma. Hablando de aviones, el padre de la directora era antiguo capitán de combate de la Fuerza Aérea, y hay una dedicación a él en los créditos.

Esta es la primera peli de DC que veo –en lo referente a este universo fílmico que se abre- la cuidadísima edición y el desarrollo de la trama: nada pasa porqué sí, excepto lo amoroso, que eso es inexplicable de porqué narices está ahí. Lo que sí puedo decir es que es el ejemplo perfecto de cómo deberían ser las pelis de superhéroes y si DC sigue por ahí, lo tiene ganado.

Diana de Temiscira Wonder Woman

Diana zurrando marichulos como quién se lava los piños. Photo by Clay Enos - © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Entre la falta de protagonistas femeninas (lo más feminista que recuerdo haber visto con protagonistas con dos trompas de Falopio como torres Mapfre fue la de ‘Cazafantasmas’ (ver crítica) y la de ‘Star Wars: el despertar de la fuerza’ (ver crítica) más allá se ve que no da Hollywood) es un gran agujero negro del que todavía queda mucho por descubrir. Las mujeres hemos sido protagonistas de 1) interés amoroso  o 2) secundarias, tanto en pelis de acción como en pelis de superhéroes, este último con el aliciente de que lleva más tiempo estancado que una gota de lluvia esperando a ser evaporada en un pantano. De las 55 pelis de superhéroes producidas en el otro lado del charquito desde hace 10 años, ninguna ha tenido a una mujer como protagonista real. Lo que sí hay que poner un pero es que lo que sigue patente es la heteronormatividad, es decir, las heroínas siempre son mujeres jóvenes, guapas y delgadas, y normalmente blancas (por eso mola tanto la nueva de Cazafantasmas: le da una patada a todo eso). De hecho, Gadot tiene poca experiencia en el mundo de la interpretación y ganó Miss Israel a los 18 años. Vamos, que nunca veremos a una heroína con barriga o con canas.

Otra característica destacable es que en las escenas de acción –la tan temida cámara lenta- el foco no se recrea en partes del cuerpo de Wonder Woman o de las demás Amazonas, sino que lo enfoca como un todo en espacio y contexto, lo que es de agradecer.

Antes de meternos en el terreno, pongamos un poco de historia al asunto.

Diana Prince (alias, Wonder Woman) fue ‘creada’ (sí, lo pongo entre comillas, ya verán porqué) por el psicólogo William Moulton Marston (1893-1947), para DC Comics. Este señor tenía unas ideas muy total pro para la época en la que se iba a publicar el personaje (años 20). A Marston le encantaba el pin up y el pulp y  mantenía una relación amorosa consensuada con dos mujeres: Elisabeth Halloway que era psicóloga (y la señora con la que estaba casado) y Olive Byrne su amante. Los tres vivían en el mismo domicilio y ambas mujeres tuvieron hijos con él. Pero aquí lo que importa es que tanto Elisabeth como Olive, eran feministas y que defendían a capa y espada los derechos de las mujeres y ayudaron a Marston a crear y a diseñar a Wonder Woman. Pero la cosa no termina aquí. ¿Nadie se ha preguntado el porqué Diana lleva un lazo de la verdad (o látigo, según el uso)? Pues, atentos que se lo explico. Resulta que a parte de todo ello, al creador de la Mujer Maravilla le molaba el bondage (que es una práctica sexual que se basa en inmovilizar a una persona, normalmente se inscribe o tiene relación con el sadomasoquismo) y de ahí que Diana lo use para ‘someter’ a sus enemigos. Los brazaletes que lleva de llaman ‘brazaletes de la sumisión’ pero aunque en los cómics es en honor y lealtad a Afrodita, no hace falta ser un lumbreras para saber de dónde sacó Marston la idea. Eso sí, en los nuevos tomos se dijo que esos brazaletes eran para limitar el poder de Wonder Woman.

Wonder Woman Fotograma film

Diana con cara de ‘Maaaaaaeee miiiaaaa, cómo está el tinglao’. Photo by Clay Enos - © 2015 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

El hecho es que el feminismo es la bandera con la que se impregnan los cómics originales algo que no funciona en esta película. Por ejemplo, se nos recuerda lo guapa y atractiva que es Diana cada vez que entra un tío nuevo en pantalla, descubre su potencial y poder cuándo un tío explota, va en minifalda y con tacones por las trincheras, su enemigo es un tío y todo lo que sabe del mundo exterior se lo enseñan los tíos, tipo ‘los hombres (en masculino) me explican cosas’. No les voy a discutir que Gadot tiene una potencia hipnótica como WW y que nadie dude que este personaje es inspirador (aunque el discurso narrativo que se usa para ello no es el adecuado) para salir empoderadas del cine. Pero lo que sí es cierto es que a servidora le hubiese gustado ver un poco de cómo viven las amazonas y su matriarcado. Y ya de paso ver más diversidad étnica, que ahí casi todos son blancos. Como cuenta:

Y, en ese sentido, lo original sobre Wonder Woman es que viene de una isla en la que solo viven mujeres y, cuando sale al mundo de los hombres, de repente empieza a ver las diferencias entre la forma en que tratan a los hombres y a las mujeres, y le parece extraño. Para ella no hay una cuestión de género. Para ella todo el mundo es igual. Así que sí, es un icono feminista. (Entrevista de Gal Gadot en 'El País' a 19 jun 2017)
Hago aquí un inciso para hablarles de los trajes de las amazonas. Las antiguas amazonas se cortaban un pecho para poder así usar el arco con más facilidad en combate y que no interfiriese en la batalla. De ahí que ‘a-mazos’ (que se ve que en griego significa ‘sin pecho’). Jenkins, la directora, les ha rendido homenaje con los trajes, poniendo en un lado del pecho una tela de color carne, como si no lo tuviesen.

Aunque Jenkins ha querido hacer incisos subrayando en líneas de diálogo algunos aspectos machistas, lo cierto es que ese cuestionamiento queda muy lejos de lo que cabría esperar. Entendamos que la supremacía mental y física de Diana en un mundo de hombres es patente, pero se enfrenta a un sexismo de una forma un tanto licuada. En tanto que ella misma es una contradicción con patas: cuestiona fugazmente el machismo pero ella representa una imagen social bienquedista, heteronormativa y patriarcal de lo que debe ser la mujer ideal: sexy, fuerte, excepcional. En otras palabras: es un cóctel entre objeto sexual y feminismo, depende de lo que necesite la escena en cuestión.

Y eso que a Gadot casi la rechazan porqué se ve que ‘tenía los pechos demasiado pequeños’, porqué oigan, para interpretar un papel a las tías también nos miran el tamaño de las tetas. El si lo hacemos bien o mal, como que ya es secundario. Esa fue la primera de las meteduras de pata de los productores (adivinen, de 13 productores de esta peli, 2 mujeres y son 11 hombres, igualdad, eh?) y seguro que hay más pero no pienso perder el tiempo en buscarlas (me juego lo que sea a que la han relacionado o con cosmética, con productos para adelgazar, limpiar o con higiene íntima).

WW es una inspiración, ya no solo porqué al inicio de la peli nos encontramos con mujeres que no son heteronormativas, sino con unos brazos y abdominales de acero que ya me gustaría tener a mi. Los trajes poco sexualizados (que sean guerreras no quiere decir que tengan que ir en tanga). Un apunte para el director de la peli de la Liga de la Justicia: las AMAZONAS NO VAN EN BAÑADOR. Que a él le guste sexualizar a las mujeres, es otro tema.

En resumen, Wonder Woman le da una patada en el culo a todas las pelis de superhéroes. No es una película perfecta, ni mucho menos, el feminismo se coge con pinzas, pero es más que toda la basura a la que se nos ha relegado hasta ahora por el hecho de ser mujeres. Un film admirable, divertido y entretenido que se abre a latigazos y hace caer de bruces a toda la industria de las grandes superproducciones. Un film muy necesario en el que pasamos de secundarias a protagonistas. Una mujer dirigiendo una superproducción millonaria en un mundo de tíos y en un género también de tíos. ¡Una mujer siendo protagonista de la acción! Me dan hasta ganas de aplaudir. Porqué la peli de Wonder Woman mola. Y todas las que vengan detrás, más.


4/5
★★
Ver tráiler

Fuentes: IMDB, Filmaffinity.

http://www.lavanguardia.com/cultura/20170622/423559833029/elisa-mccausland-wonder-woman-pelicula-feminista.html
https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/wonder-woman-no-es-solo-un-simbolo-feminista-en-paises-como-libano-es-un-icono-de-la-opresion
https://www.elespectador.com/entretenimiento/gente/wonder-woman-y-el-feminismo-genuino-articulo-701234
http://www.elmundo.es/metropoli/cine/2017/06/22/594a4dfe468aeb00688b4582.html
http://www.eldiario.es/cultura/comics/Feminismo-BDSM-superheroes-Wonder-Woman_0_656884918.html
https://www.hollywoodreporter.com/features/complex-gender-politics-wonder-woman-movie-1008259
https://elpais.com/elpais/2017/06/23/tentaciones/1498215518_456249.html
https://elpais.com/elpais/2017/06/05/tentaciones/1496675052_759671.html

Imágenes: IMDB, © 2017 Warner Bros. Entertainment Inc. and Ratpac-Dune Entertainment LLC

Premios: Teen choise award: Mejor peli de acción, Mejor actor para Chris Pine, y mejor actriz para Gal Gadot. Golden trailer awards: Mejor show, mejor aventura fantástica, mejor blockbuster poster de verano.  



CW  se supera con cada serie de superhéroes que hace. Primero ‘Arrow’ (que lleva unas cuantas temporadas en plan Drama Queen), después ‘The Flash’ (crítica temporada 1/ crítica temporada 2), seguido de ‘Legends of Tomorrow’ y la incorporación de la segunda temporada de ‘Supergirl’ (crítica primera temporada).

Servidora empezó a ver la serie porqué en ella salían tres personajes que previamente habían tenido buena trama en ‘The Flash’: Fisestorm, Captain Cold, Heat Wave y más sibilinamente, Atom. Así que cuando supe que estos tres personajes iban a tener serie compartida y que formarían parte de un equipo de superhéroes más grande, no pude resistir en ver qué nos tenían preparados. No exagero si digo que ya estaba enamorada desde que salió el primer tráiler, pero me dio ya del todo un chungo de fangirleo en cuanto vi al actor Arthur Darvill en el papel de señor del tiempo Rip Hunter. Para quién se le haya pasado, Darvill es conocido por haber sido el capellán de la maravillosa y escalofriante serie 'Broadchurch', pero sobretodo, es conocido por haber interpretado a Rory en la serie británica más larga de la historia (816 capítulos) 'Doctor Who', que precisamente también va sobre señores del tiempo. En 'Legends of Tomorrow' interpreta a un Time Lord (parece que haya intercambiado papel con el Doctor) que en 2166 pierde a su mujer y a su hijo al ser asesinados por el dictador Vandal Savage (Casper Crump). Rip intentará modificar la trayectoria temporal para salvar a su familia y parar a Savage antes de que se cargue el planeta.
En 2166, un tirano inmortal, de nombre Vandal Savage ha conquistado el mundo y asesinado a mi mujer y a mi hijo. He reunido a un equipo de élite para darle caza a través del tiempo y detener su ascenso al poder. Por desgracia, mi plan es opuesto al del cuerpo al que había jurado lealtad: los señores del tiempo. En el futuro mis amigos pueden no ser héroes, pero si tenemos éxito, serán recordados como leyendas.
Para ello, propone a una serie de personas, un tanto estrambóticas, que le ayuden con la tarea. Concretamente a:

Ray Palmer: alias Atom. Un físico con un traje que es capaz de aumentar o menguar en función de lo que necesita. Para que se hagan una idea es como Ant-Man con la diferencia que Marvel hizo una copia vil de este personaje de DC.Al Dr.Palmer lo interpreta Brandon Routh, que si a alguien le suena es precisamente porqué el actor hizo de Superman en la peli de ‘Superman Returns’ (2006). Palmer es un personaje que ha salido mayoritariamente en la serie 'Arrow' de novio de la (odiosa, nivel insoportable) Felicity Smoak. Además, en teoría, todo Star City (donde viven los personajes de la serie) piensa que está muerto. Ray es un optimista y un positivista nato.

Izda a Dcha: White Canary/Sara Lance (Caity Lotz), Martin Stein/Firestorm (Victor Garber), Leonard Snart/Captain Cold (Wentworth Miller) Ray Palmer/Atom (Brandon Routh), Jackson/Firestorm (Franz Drameh) , Rip Hunter/Time Lord (Arthur Darvill) © 2016 The CW


Leonard Snart: alias, Capitán Frío. Interpretado por Wentworth Miller. Me van a tirar piedras, pero no conocía el trabajo de este actor en ‘Prison Break’, hasta que me lo chivaron, y eso que hace de prota. Muy fan de Miller desde que no dejó a títere con cabeza después de publicar un meme sobre los estereotipos sociales, el escrutinio físico y la depresión. Capitán Frío es un personaje que ha sido protagonista en 'The Flash', y dado la buena acogida y repercusión que tuvo en su momento, fue el villano de varios capítulos en la temporada 1 y 2 del corredor escarlata. Snart es un ladrón profesional que posee una pistola de frío que congela hasta el moquillo. Este personaje va en pack con...

Mick Rory: alias, Heat Wave. Interpretado por Dominic Purcell, actor conocido por ser hermano (ficticio) de Miller también en ‘Prison Break’, repite en ‘Legends of Tomorrow’. En este caso, en vez de ser el hermano es el socio en el maravilloso arte de birlar. Mientras Snart es la cabeza fría, Rory es el que tiene la fuerza bruta (el tonto, que resulta no serlo tanto, al que se le coge cariño). Posee una pistola de fuego, le mola la piromanía, y su pistola está construida por el mismo ingeniero mecánico que su compañero.

Sara Lance: alias, Withe Canary (interpertada por Caity Lotz). Una de las heroínas de la serie 'Arrow' que resucitaron. Hermana de Laurel Lance (Black Canary, que esta última temporada le han dado el finiquito, pero no está muerta, sino de parranda). Al ser resucitada, tiene ansias de sangre y venganza, pero a menudo, es la más fría y racional del grupo. También es la que patea más culos, con diferencia. Durante esta temporada desarrolla una relación de algo parecido a la amistad con Snart. El único personaje abiertamente homosexual.

Firestorm: superhéroe compuesto por dos personajes, que al fusionarse, crean a un tipo en llamas. Marvel copió vilmente Firestorm para su Antorcha Humana. Firestorm es un personaje de 'The Flash' y una de las tramas de la primera temporada. Por un lado:
  • Jackson (Franz Drameh): mecánico de coches compatible con la matriz de Firestorm. Es el cuerpo del superhéroe y el único no caucásico de la serie.
  • Dr.Martin Stein (Víctor Garber, muy fan de este actor) es la mente de Firestorm y un científico y físico especializado en unas materias muy chungas. Para que se hagan una idea, es el Harrison Wells del equipo. No se lleva demasiado bien con Jackson , aunque su evolución en materia personal trasciende para bien en toda la serie. Este personaje es el más 'mayor' , y me parece genial que no renieguen de personajes o actores que han pasado los 50 en series de superhéroes.
Kendra Saunders: alias, Chy-Ara/Hawkgirl (Chica Halcón), interpretada por Ciara René es un personaje que no podemos ver en todo su potencial y mala leche. Chica Halcón es el eje de esta serie, en lo que a primera temporada se refiere. Ella y su compañero es a quien Vandal Savage (el malo malísimo) quiere eliminar para poder seguir siendo inmortal. Ella es la reencarnación de una sacerdotisa egipcia.

Carter Hall: alias, Príncipe Kufu (sí, a mi también me dio la risa con el nombre)/Chico Halcón, interpretado por Falk Hentschel. La pareja de Kendra en tropecientas reencarnaciones. Es un personaje que más bien deja del todo frío y (SPOILER) que se cargan en el capítulo 5, pero que reviven más adelante, para mi decepción (FIN SPOILER). Es de esos totalmente prescindibles.

‘Y de aquí, directos al traumatólogo en 3…2…1’
Sara Lance (Lotz), Mick Rory (Dominic Purcell), Leonard Snart (Miller) y Martin Stein (Garber) a punto de repartir mandaca © 2016 The CW

Tanto Kendra como Carter y Vandal han salido en ‘Arrow’ y ‘The Fash’ , como proceso introductorio a ‘Legends of Tomorrow’.

Pese a que la trama gira entorno a evitar que Vandal Savage (está como una chota, el tío) mate a la familia de Rip, a Kendra y a Carter, al obtener sus plumíferos poderes del mismo modo que Savage (les cayó un meteorito en todo el colondrio y de ahí los poderes) y al este buscarlos para acabar con ellos, es inevitable que parte del guión gire en pos de ambos.

Lo bueno de esta serie es que si me ponen a escoger personaje favorito no sabría cuál elegir, porqué todos acaban cayendo en gracia al espectador. Menos el chico halcón. Ese es más insoportable que un grano en el culo.

Por ponerle un pero, es más violenta que ‘The Flash’, ‘Arrow’ y ‘Supergirl’. Es decir, que hay escenas que no hacen falta, en serio. Pese a ello es una serie más que recomendable, mezcla de ciencia ficción y superhéroes, con acción a raudales y unas coreografías preciosas. En los personajes también hay una evolución: Sara controlando su parte sanguinaria, Stein y Jackson aprendiendo a combinar sus habilidades y a completarse juntos (son el ejemplo perfecto de que nivel social, cultural, profesión, edad ni etnia son barrera para la convivencia y el entendimiento), Ray aprendiendo a volver a amar (un papel que normalmente siempre recae en un personaje femenino, pero en este caso, recae en uno masculino). Leonard siendo en perfecto antihéroe y llevando el compañerismo con Rory en una amistad carente de palabras no dichas y resumida en actos, y Rory que está hasta las narices de que le digan que es el 'tonto', es el personaje que da la gran sorpresa de la serie. Mientras, Kendra intentará rehacer su vida (SPOILER) después de la pérdida de Carter (FIN SPOILER) y diciéndose a si misma eso de 'yo puedo' en plan tarjetilla de Mr. Wonderfull. Rip, el capitán y señor del tiempo, es el personaje más atormentado e infeliz que alguien se pueda echar a la cara, además de no controlar muy bien eso de conducir un grupo de superhéroes, y va a costar más de la mitad de la serie que por fin confíen en él. Y no es de extrañar, puesto que no explica de la misa la mitad.

Una vez situados, la acción transcurre en diferentes periodos históricos alternados por varios malvados: bandidos del lejano oeste, Cronos, una mujer capaz de parar el tiempo con dotes de mercenaria, nazis, señores del tiempo que merecen todo apelativo negativo menos el de 'señores' y variantes del presente, futuro y pasado. Paradojas temporales y lo mejor: un capítulo donde sale Celia Imrie (actriz de ‘El exótico Hotel Marigold’). Si a eso además se le añade un guión dinámico, humor, que los personajes se chinchen entre ellos, en parte, porqué no se soportan, y que mantiene la tensión hasta el final del capítulo y de la temporada da, a resultas, una buena serie.

Liándola en el antiguo oeste
Ray Palmer (Routh), Rip Hunter (Darvill) Martin Stein (Garber), Jackson (Drameh) y Kendra Saunders/Chica Halcón (Ciara René) © 2016 The CW
El final de esta temporada 1 es cuanto menos pródigo, alal servidora quedar completamente ojiplatica. ¿Veremos en la segunda temporada a la Sociedad de la Justicia de América? Los personajes que seguro que no veremos son Hawkgirl y Hawkboy que (SPOILER) se han ido por ahí a hacer su vida y a comer perdices (FIN SPOILER).

Respecto a la segunda temporada, el productor ya ha adelantado que Vandal Savage es una motita de polvo comparado con lo que les viene encima a nuestros protagonistas. También aprovechó para dejar claro que los héroes de Legends of Tomorrow estaban pensados para que la serie nunca tuviese los mismos. Y lo que les viene encima a los protas es ni mas ni menos que –agárrense a la silla con garbo, porqué a mi me pilló de pie, y casi me arreo con una farola-: Damien Darhk (Neal McDonough), Eobard Thawne/Reverse Flash (Matt Letscher, ¡siiiiiiiiiiii!), Malcolm Merlyn/ Dark Archer (John Barrowman, que también fue Jack Harkness en ‘Doctor Who’. ¡Joooooohn! ¡Quiero tu marca de exfoliante!) y Leonard Snart/Captain Cold (Wentworth Miller). Venga, suerte a los superhéroes que la van a necesitar a raudales. Aquí servidora, con estos señores que parecen armarios empotrados, se pasa al bando villanicio buenorro.

Por cierto, Guideon, el cerebro pensante digital de la Waverider (la nave en la que viajan por el tiempo, y nombre agenciado del superheróe de DC que debutó con la historia ‘Armageddon 2001’, en la que viajó al pasado para detener a un dictador) es ya un clásico. Para quién no le suene, es la misma conciencia que hizo servir Eoboard Thawne (Reverse Flash) en la serie del velocista y que fue creada por el Barry Allen del futuro.

Como curiosidad, decir que muchas de las líneas de guión son una clara referencia a lo que les ocurrió a los creadores de ‘Arrow’ tipo: ‘Empecé todo esto por mí solo y tenía la intención de mantenerlo de esta forma’, ‘Yo tenía un plan, pero la vida, tenía otro diferente’ (guiño  a que los creadores no pensaban hacer spin-offs, pero la buena acogida y la demanda les hicieron pasar por el tubo). Por supuesto también hay referencias a otros personajes de DC cuándo Rip suelta en el tercer episodio ‘Yo he visto hombres de acero morir y caballeros oscuros caer.’ Clara mención a Superman y a Batman, respectivamente. O cuándo Leonard Snart (Wentworth Miller) dice ‘Esto no es mi primer Prison Break’, en referencia a la serie de TV que próximamente estrenará nueva temporada. 
Debido a que esta serie se rodó antes del final de la tercera temporada de ‘Arrow’ y la primera temporada de ‘The Flash’, hay escenas que tuvieron que ser re-filmadas para dar cabida a las líneas temporales.

Una de las relaciones más bonitas es la que se da entre Jakson (Drameh) y Stein (Garber) © 2016 The CW
Los capítulos constan de 42 minutos, de los cuales ni uno de ellos aburre. Filmada en Vancuver (Canadá), es una mezcla de ‘Doctor Who’ y ‘Guardianes de la Galaxia’. Esto no es Marvel ni una serie que te mantiene con el corazón en un puño (a no ser que sean tan frikis como servidora), sino una serie que entretiene, que divierte, que tiene acción para parar un tren y unos personajes con carisma tratados desde lo superficial, pero que funcionan estupendamente. Una serie que ni ella misma se toma en serio pero que resulta estimulante y fascinante gracias al magnánimo plantel de actores, al currado guión, a las coreografías de lucha y a los buenos efectos especiales.

Da a cada personaje su momento y tiempo en pantalla, de esta forma no hay nadie que se quede excluido. Creo sinceramente, que en nuestra cultura no se aprecia suficiente el entretenimiento, y se asocia a esta palabra como sinónimo de baja calidad, cuando para entretener, hay que tener ni más ni menos, todo lo contrario, pues no es tarea fácil. Para ello, se necesita una sincronización constante con el objetivo que el espectador no caiga en las redes de Morfeo. En la serie que nos ocupa este proceso es su eje principal en coordinación con el VFX –que es genial teniendo en cuenta el presupuesto para TV-, las coreografías de 360º, el carisma de los actores, el diseño, e incluso la escenografía, que es puro espectáculo distópico.

Es una serie de viajes, que garantiza un tiempo y un lugar diferente en cada capítulo. En este sentido, hay detrás un espléndido trabajo. Y si les gusta ‘Arrow’ y ‘The Flash’, probablemente les guste también ‘Legends Of Tomorrow’. En honesta opinión, tengo la percepción (o la certeza, si quieren) que va a mejorar más si cabe en esta segunda temporada.

Como fan de DC (y Marvel, vale, me han pillado) es otra gran producción que se debe tener en cuenta a la vez que se va expandiendo este universo a base de spin-offs cada vez más legendarios, mediante incluso recuperando, como si fuese una hemeroteca, conexiones bien hiladas con otras series de la factoría mientras mezclan humor, química y acción a raudales. Lo bueno, es que no son superhéroes (si se pueden llamar así, los pobres) tan conocidos como pueden ser –se me ocurre, a bote pronto- Batman, Wonder Woman o Superman. Sino con personajes que no tienen tanto bombo como Atom, Firestorm o Hawk Girl. Especialmente, servidora siente un gusanillo de emoción al ver expandirse, sin prisa pero sin pausa, el mundo de DC en la pequeña pantalla.

De un tiempo a esta parte, me hace especial gracia el trato de algunos críticos. No se trata de desmerecerlos, por supuesto, pero teniendo dos dedos de frente, estaría bien que antes de escribir sobre una serie, acabasen de mirar la temporada entera y no basasen sus opiniones enteramente por el primer capítulo o nada más haber visionado el piloto. A veces, da la sensación de haber un patrón en ello, como si estuviesen al acecho, cuál anguila que ve pasar un calamar, para atacar a programas de TV de cadenas más ‘pequeñas’. Además, a todo ello hay que sumarle el presupuesto limitado –cogido con pinzas-.

Vandal Savage (Casper Crump) está como una regadera © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Por supuesto, no todo van a ser florecillas y no tengo manía en decirlo. La serie, como buena serie que se precie, tiene sus más y sus menas y dónde esta falla es en los diálogos sentimentales. Que están ahí puestos con calzador. Tampoco ayuda que vaya vagando sin rumbo hasta media temporada sin hacer ningún progreso. Pero a partir de ahí es cuándo la serie se asienta y coge rumbo a lo que verdaderamente quiere contar.

Hablando del guión, los guionistas hacen de estos héroes unos nerds en potencia mientras obran que sus personalidades entren en conflicto llevándolas al punto de ebullición, creando entre ellos una tensión de la que no saben de quién fiarse. Esto pasa con el personaje de Rip, que está bien logrado para ser el perfecto desvencijado sinvergüenza, parte desinteresada, parte de interés propio con un gran punto de egoísmo.  El momento es que los personajes son redondos y evolucionan a lo largo de la serie valiéndose como punto de apoyo. Véase el orgulloso final que le dan a Leonard Snart, que rivaliza en emoción casi con la despedida de la madre de Barry en ‘The Flash’. Un punto positivo en lo que respecta a guión es que el espectador puede escoger dos personajes al azar y crear una dinámica muy divertida de explorar. Por ejemplo, se puede destacar la dinámica entre Ray y Mick (el primero haciendo lo imposible para que se lleven bien y el otro poniéndole apodos constantemente tipo ‘señor peinadito’), entre Stein y Ray (rivalizando para ver quién es mejor en lo que a física se refiere) o con Sara y Leonad (en un tira y afloja de ligoteo por parte del segundo). Así que no faltan conflictos de peso para que esto funcione. Esta serie no es ‘creamos un grupo y nos llevamos todos genial’ sino que cada uno a menudo va a lo suyo y acostumbran a liarla parda.


Ray y Leonard se llevan como el perro y el gato © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved

Pero si hay dos personajes que fueron a años luz los eslabones débiles son Chico y Chica Halcón. Ambos inaguantables por igual. Kendra, (chica halcón) es la que le daban más trama y a menudo la que menos brillaba en ella. Esto no se debe a la actriz, Ciara René, que hacía lo que buenamente podía, sino a que suavizaron el carácter del personaje del cómic. Si en el material original ella es agresiva, dinámica y con los pies en la tierra, sin dejarse amedrentar, en la serie es más insegura, volátil y sufrida. Y a menudo una se encontraba diciéndole, ‘pero bueno, chica! Un poco de sangre en las venas, ¡arréale!’. Otro problemón (y este es de los gordos) es que los guionistas hayan insistido en meter con calzador un trío amoroso entre Ray (Atom), Kendra (Chica Halcón) y Carter (Chico Halcón) que no lleva a ningún sitio. Los triángulos están bien cuándo vienen al caso, pero en la que nos ocupa es que no pega ni en pintura. Además desestabiliza toda la trama anterior, llevando el drama romántico en tierra de nadie, cuándo precisamente, este show no lo necesita para mantenerse a flote durante 16 capítulos.


De todas formas, como pasa en cualquier serie que empieza, necesita correría para asentarse, para encontrar el punto adecuado y salir disparado hacia él, construyendo una trama de buen engranaje. Así que puede que esta primera temporada sea necesariamente introductoria y que en la segunda vean todo su potencial. Como ejemplo tácito de ello, solo hay que fijarse en cómo termina la primera temporada: (SPOILER) cargándose a Svage y deshaciéndose de los cansinos Chica y Chico Halcón. (FIN SPOILER)  Además de introducir a Rex Tyler (emisario de la Sociedad de la Justicia de América, que en parte su aparición se debe a que se tenía la idea de producir la serie de ‘Hourman’, pero la idea fue desechada ), se atan los cabos sueltos y abren la puerta a futuras y peligrosas aventuras. De todas formas, decir que cada episodio no es una sorpresa sería caer en vaso sin fondo. A veces, puede ser muy violento (no la vean con sus peques) pero también tiene escenas de distensión y divertimento y esto permite al público distraerse con ellos.

Si les gusta el concepto de fantasía y ciencia, esa es su serie. Así que póngase cómodos, cojan sus polainas, los rulos, siéntese con una palomitas, relájense y disfruten del espectáculo. Pueden tardar algún tiempo en acostumbrarse a su tono grandioso, pero vale la pena. Si bien no está exenta de defectos, ‘Legends of Tomorrow’ es una serie demasiado buena como para ignorarla. Un programa completamente fascinante por derecho propio.

Nota: Para entender con propiedad las alusiones de la serie, es recomendable ver The Flash (2 temporadas, especialmente el capítulo ‘Legends of Today’), Arrow (5 temporadas, especialmente el capítulo ‘Legends of Yesterday’), Supergirl (1 temporada), ‘Superhero Fight Club’ (ver vídeo) y ‘Superhero Fight Club 2.0’ (ver vídeo). Y si tienen tiempo y les apetece, ‘Freedon Fighters: The Ray’, que pasa en el mismo universo que las anteriores.

3/5
★★★★★
Nominado al Saturn Award, en la categoría de Mejor Adaptación de Superheróes en TV.
Fuentes: IMDB, Filaffinity, http://cwtv.com/shows/dcs-legends-of-tomorrow/

Imágenes: IMDB © 2015 The CW Network, LLC. All Rights Reserved.

Cars 3 poster
Póster



Quédense hasta después de los créditos que hay escena final con Mate.

Esta tercera parte de Cars recupera la esencia de la primera entrega. Es como una bonita rememoración de lo que la catapultó hacia el éxito hace 11 años, que se dice pronto, poniendo el broche de oro final a un Rayo McQueen y compañía.

Es curioso como los adultos nos lo pasamos igual o mejor que los propios niños. Para que salgan listillos de turno a decir que los dibujos animados sólo son para niños y bla bla, bla...

En este caso, nos encontramos a un Rayo que ha quedado desfasado en carrera gracias al avance de la tecnología, que ha creado coches más aerodinámicos y menos pesados que hacen que puedan correr más. Esto provoca que los coches de carreras que vimos en el primer y el segundo film hayan decidido retirarse de las competiciones. Rayo en cambio, persevera en su espíritu de ganar otra copa Pistón, pero por el camino se cruza Jack Storm un novato mucho más rápido que él. Por forzar, Rayo acaba teniendo un accidente que lo hace retirarse de la competición un tiempo. Solo y sin el consejo del que fuera su mentor -Hornet- ya fallecido, emprende un entrenamiento para hacerse más rápido. Su entrenadora será nada más y nada menos que Cruz Ramírez un personaje femenino que tiene el mismo carácter que 'Dory' de 'Buscando a Nemo' y 'Buscando a Dory' (ver crítica) por su actitud feliz y despreocupada. Ella es sin duda, lo mejor de esta producción de Disney/Pixar. No sólo por la introducción de un personaje femenino que no es objeto amoroso del protagonista, sino porqué Cruz, también corre carreras y si se han fijado, en las dos pelis anteriores no hay ni una sola mujer que compita en el circuito.

Brian Fee se estrena como director en la tercera entrega de la franquicia de los coches y 18ª peli de Pixar. Fee, fue artista del guión gráfico de ‘Cars’ (2006) y ‘Cars 2’ (2011). También trabajó en los storyboards de Ratatouille, WALL.E y Cars y como prop designer en ‘La sirenita2: regreso al mar’, ‘101 dálmatas 2’ y Tod y Toby 2’. Como dato curioso, es la primera película de la factoría que no tiene un co-director.

Cars 3: Rayo y Cruz entrenando

Cruz entrenando a Rayo © 2017 Disney/Pixar. All Rights Reserved

En esta, veremos como la confianza y la autoestima que tenía por las nubes Rayo McQueen se desvanece, se hace añicos y entra en una especie de depresión. Como afirma Jay Ward, director creativo de la saga Cars y Ratatouille:
El público conectó con la primera película de una manera muy especial, vieron lo que significaba Radiator Springs. Los sentimientos que existen en las relaciones de los personajes. En Cars 3, lo que queríamos era centrarnos especialmente en Rayo McQueen y en la calidez y la profundidad con la que tanta gente se identificó en la primera película.
Y eso se ve a kilómetros. Sin ir más lejos, los flashbacks que rememoran al entrenador de Rayo, están puestos estratégicamente para crear una sensación de nostalgia.

Con un presupuesto estimado de 175.000.000 dólares, y a 21 de agosto recuperados 148.803.614 en Estados Unidos, es todo una experiencia visual, como todo lo que hace Pixar. Vamos, nada nuevo bajo el sol.

Como curiosidad, esta es la segunda serie en tener tercera entrega –la primera fue Toy Story- y casualmente las tres películas de Cars fueron lanzadas al cine en junio –en Estados Unidos, se entiende, que en España nos llega todo con más retraso que la Renfe-, menos los spin-off ‘Aviones’ (2013) y ‘Aviones, equipo de rescate’ (2014) que ambas fueron estrenadas en agosto. Vamos, que coinciden los estrenos siempre cuando su público objetivo (los niños) está de vacaciones, y además tienen en cuenta la duración: no más de 1 hora 42 minutos lo perfecto para mantener la atención sin que resulte pesado para los peques, y hacer pasar un buen rato en familia.

Cars 3: Rayo y Jackson Storm

Rayo y Jackson Storm © 2017 Disney/Pixar. All Rights Reserved

La pega que tenía ‘Cars 2’ es que directamente cambiaron al protagonista principal: no fue Rayo, sino Mate. Se centraba en la historia de este último, y como resultado fue un spin-off más que una película de seguimiento. Así pues, les recomiendo que ni se molesten a ver la segunda, que no se van a perder nada. Tienen suficiente con visualizar la primera y esta tercera para enterarse del desarrollo de la historia y del magnífico punto y final que le han dado a la saga.

Algo que destaca son las voces en plan cameo que han introducido en la versión original, como Lewis Hamilton, tres veces campeón del mundo de Fórmula 1, que repite experiencia tras ‘Cars 2’ como ordenador de a bordo de Cruz Ramírez, o Fernando Alonso, que pone voz al comunicador de ésta.

De un tiempo a esta parte, el film está lleno de huevos de pascua. Por ejemplo, hay una escena en que uno de los nuevos corredores, el número 31, tiene como patrocinador la marca de chicles Triple Dent, que estaba en el anuncio que puso de mala leche a Ira en ‘Del Revés’ (‘Inside Out’, 2015) –ver crítica-. En otra, se ve como Pixar, directamente, se hace auto bombo: en una escena de entrenamiento de Cruz, sale en la pantalla la nueva película ‘Coco’ (2017), que está previsto su estreno en España el 1 de diciembre. Eso es publicidad subliminal y lo demás, tonterías. Pero no solo en escenas visuales hay chicha, sino que el guión incluye referencias a otras de sus películas, como por ejemplo, cuando Storm le suelta a Rayo ‘buena suerte ahí a fuera. La vas a necesitar’, que es la misma línea de guión que en ‘Toy Story 3’ (2010).

Cars 3: Rayo accidente

Rayo accidentado © 2017 Disney/Pixar. All Rights Reserved

Si hay algo que hace de Pixar una empresa de animación única –a parte de la exigencia y la calidad- es la capacidad que tienen de personificar a objetos inanimados (esto es, darle atributos humanos a elementos que de per se no lo tienen). A servidora siempre le ha hecho gracia esta capacidad del ser humano, esa potencia de imaginación de poner ojos, boca y personalidad a cosas sin vida. Mal sería si los humanos no lo hiciesen. Y quien lo considere una ‘infantilización’ es que le falta la chispa de la encantadora imaginación.

Por supuesto este film está hecho básicamente para sentarse y disfrutar. Nada más. No entiendo a esa gente que no ha puesto el culo en la butaca y ya está pensando ‘JOJOJOJOJOJO!!! Esta peli la voy a poner a caldo. Ahí, mordaz. Porqué soy un crack’. Pues muy bien, fenómeno. ¿Quieres un pin del Fary? Para eso, mejor no vayas a verla, digo.

La naturaleza, el ambiente que rodea toda la película, los viajes de carretera, todo tenía aire de nostalgia. Supongo que esto se debe a que es el final, una especie de ‘adiós’, o un ‘gracias’ a todo ese público que les ha acompañado durante las tres películas, incluso que han crecido con ellas, y que estoy segura, van a recordar con cariño durante toda su vida.

Cars 3:Rayo y Cruz entrenamiento

Cruz dándole matraca a Rayo © 2017 Disney/Pixar. All Rights Reserved

Pero si hay algo a destacar de esta tercera y última entrega, es el realismo con el que han plasmado el tener una fecha tope en las personas que practican deporte. El deporte, como sabrán, no es para toda la vida. Se puede ser deportista pero con fecha de caducidad: no se puede competir siempre, porqué la edad hace poner los pies en el suelo. La mayoría, cuando pasa eso, ven la hora de retirarse, que es justo lo que le pasa a Rayo. Pero el mensaje motivacional de Pixar va más allá: haz que tu experiencia en un campo sirva para ayudar a otras personas a alcanzar sus metas. Esto es algo que todos y cada uno de nosotros vamos a vivir en la propia piel, y hace que cobre más sentido aún. Como dice Kevin Reher, el productor:
Se enfrenta al tipo de pruebas que todos los atletas experimentan al final de sus carreras. ¿Te retiras cuando estás en lo más alto, o luchas hasta el final?
Puede que estemos en la película más meditada, madura, sensata y tierna de Cars. Los personajes bien definidos –excepto Jackson Storm, el antagonista, que sirve para encauzar la trama y poco más- y han reducido las escenas de Mate, que está muy bien, porqué ya resultaba cansino. Con esta última entrega, es como si todo encajase. Un puzle bien desarrollado. El espectador entenderá el como se sentía Hornet en la primera película, cuando el corredor, se convierte en entrenador, pero esta vez desde la perspectiva de Rayo. Los amigos, y el reconocer el tope de hasta dónde puede llegar cada uno, es otro de los temas que toca. Porqué ganar no lo es todo, incluso es aburrido y en la vida real, pocas veces se gana. La aceptación de los cambios, del paso del tiempo y el estar feliz por ello, por haberlo vivido, por ser lo que uno es y no lo que podrías ser o tener. 

Mención a parte merece el personaje de Cruz Ramírez. Creo sinceramente que es un modelo para las niñas –y mujeres-, una corredora en un mundo de tíos, a la que le dicen que no podrá solo por su género. Y vaya si puede. Y lo consigue. Y les da con las ruedas en las narices. Cruz no es el objeto amoroso del protagonista. Es su entrenadora. Es una luchadora.

Esta recupera el encanto que enamoró a los espectadores en la primera película: dulce, con una calidad increíble, amena y alegre. Si la primera de ‘Cars’ mostraba el ser sencillo y modesto, el tener los pies en el suelo. La segunda, el confiar en los amigos, la tercera, enseña sobre el altruismo.

Bonus: el corto que acompaña a ‘Cars 3’ se llama ‘Lou’. Explica como un acosador de escuela se dedica a robar los juguetes de los demás niños. Solo se interpone en su camino una caja de juguetes perdidos. Las joyas están en frasco pequeño y este corto lo es. No posee ni un solo diálogo, ni le hace falta, porqué Dave Mullins (director y guionista) deja claro lo que piensa de la intimidación y del acoso escolar en pocos minutos.

4/5
★★
Ver tráiler
Fuentes: IMDB, Filmaffinity, citas: Cinerama

Imágenes: comingsoon, disney movies © 2017 Disney/Pixar. All Rights Reserved.

Me vuelves loco portada
Portada
A ver por dónde empiezo porqué esto tiene más tela que un rollo de Scottex. Esta LC la ha organizado Carolina, de Inmarcesiblemente Etérea, que es un amor de chica.

De hecho, este es el libro que salió por votación en la encuesta de Twitter. Servidora votó por otra novela diferente, pues me daba en la nariz que la que nos ocupa aportaría menos que un pelo en el sobaco. Y así ha sido, pero a peor. A día de hoy todavía no tenemos ni idea de dónde está toda esa gente que votó por leerla. Espero que estén sentados.

La historia empieza con Konrad conociendo a su vecina Alicia (Ali). Konrad es un guarro, al contrario que Ali que es una obsesa de la limpieza. Se enamoran. Esa es básicamente la trama, que podría estar bien si la autora hubiese cambiado el libro enterito.

Como ven, la trama, no aporta nada más. Es una natilla ¿repetimos? La fotocopia que se ha visto cientos de veces reproducida en productos literarios y audiovisuales y que podría ser fumable de no ser porque la autora se ha dedicado a insuflar contenido machista.

Ya en la tercera página se encuentra lo que a resultas va a ser una tónica general en el suscrito. Permítanme que no cite las páginas pues ha sido leído desde diferentes dispositivos electrónicos.Lo que sí voy a hacer, en vez de explicar el porqué he dejado el libro, voy a mostrárselo. Voy a mostrarles el porqué esto es tóxico, cliché y tópico. Punto por punto. Cita por cita.
'Me hizo lanzar un gritito de temor nada varonil'
¿Me pueden explicar qué es un grito varonil? Y ya que están, desde cuándo se califica a los gritos por género? Podría haber puesto 'un grito agudo' o 'un grito' y ya está, lo habríamos entendido igual.
Pero la cosa no acaba aquí. ¡Qué va! En la siguiente página -y es una constante- encontramos más:
'Era esa mujer -si es que aquello era en verdad una mujer.'
No, hijo, si te parece es un alien que ha venido a abducirte por ser un machista de nivel, como véase en la siguiente frase que ya dan ganas directamente de ir al váter a echar la pota. Pongamos en contexto: él, es la primera vez que se ven y la invita a pasar a su casa y como ella no se fía, él le suelta:
-Es que piensas que voy a violarte? (...)Yo solo violo los martes y los jueves y creo que hoy es viernes.
Y añade:
'La recorrí de arriba a bajo con repentino interés, pero la volví a descartar en el acto. -Y tú no pareces ocultar grandes curvas debajo de esa ropa, qué quieres que te diga'.
Apología de la cultura de la violación y la objetivación sexual de la mujer en una sola página. Para que digan que el libro no es bueno. Buenísimo. Sobre todo para normalizar y estandarizar el sexismo. Si por aquí se pasa la autora a leer, me gustaría que me explicase:

1) hay mil temas para hacer chistes y ni la violación y ni la violencia son dos de ellos. Y menos, teniendo en cuenta que el INE y el Consejo Nacional del Poder Judicial contabilizan 42 mujeres asesinadas en lo que va de año. Añadiendo que en el primer trimestre de 2017 el Observatorio contra la violencia doméstica y de género registró 40.000 denuncias en los juzgados y 42.700 en el segundo.
 
2) no me vale la excusa de 'es que es ficción'. Por muy ficción, el normalizar el acoso y la violencia de género es INJUSTIFICABLE.

3) en lugar de tenerle que explicar a Keats por qué las bromas sobre violaciones no son graciosas, que me explique el porqué a ella sí se lo parecen. Adelante. Puede empezar cuándo quiera.

violencia de género
Los violadores violan gente no outfits

Pasemos ahora a la segunda cita dentro de esa página: la evalúa como si de un trozo de carne en un expositor se tratase y encima opina del cuerpo de la chica sin que nadie le pida absolutamente ninguna opinión, tal que del plan 'te estoy haciendo un favor no queriéndote violar'. Vale, pues muchas gracias, eh? Asco. Asco de que encima esto, que es totalmente denigrante, lo haya escrito una mujer. No tengo palabras para  definir la total repulsión que he sentido durante las 90 páginas que la he aguantado. Repulsión similar a cuando leí el despropósito de 'El círculo del alba', con la diferencia, que aquí por lo menos no las asesina. Pero no deja de ser la punta del iceberg en cuanto a machismo se refiere.

Como con 6 páginas no tenía suficiente con dejar ir una serie de ideas misóginas escudándose en la ficción, también se mete con las madres no humanas, porqué oigan, a quién se le ocurre ser hembra y encima parir? Atentos:
'es mi gata. Está preñada (...) ya sé que debería esterilizarla y todo eso, pero me da mucha pena. Es que es tan buena madre. Y eso, hoy en día No es una virtud muy extendida'.
Perfecto. Saquen ustedes sus propias conclusiones, que ya se deben imaginar las mías y sino no acabo con toda la sarta de despropósitos que hay en el libro.

Permítanme que siga: los insultos machistas son otra maravilla de esta novela (por llamarla de alguna forma) que vale la pena pararse a contemplar sólo por intentar descubrir si a la autora le llega bien el oxígeno al cerebro. La premisa para ello la tiene el macho alfa chulopiscinas, fiel fauna arraigada del ecosistema cisheteropatriarcal, protagonista de esta iluminación literaria, que todo el mundo querría leer, a poder ser, después de haberse liado tres canutos. Porque para él, hasta la señora que le limpiaba la casa (toma tópico, un trabajo igual de digno que el de abogada, periodista, frutería o albañil) es digna de ser insultada por haberse despedido:
'-Antes tenía una asistenta...pero la muy zorr..'
Zorra. Dilo. Las mujeres somos zorras, guarras o putas. La cosa es denigrarnos por nuestro género. Y por si no le había quedado claro al lector, de que la mujer que tenía que limpiar su mierda era una zorra (porqué él no lo puede hacer pese a tener dos manitas, porqué es demasiado macho para ello), nos lo repite. Por si el lector es tonto.
'He puesto anuncios en algunas tiendas, pero la mi y zo...(...) La...la interfecta ha debido de hablar mal de mi, porqué ahora nadie quiere venir a limpiar'.
La muy zorra. Otra vez. Pobrecito, nadie le quiere limpiar. A toda persona que se precie le gustaría trabajar para alguien así, verdad? ¡Quién no! ¡Es el trabajo de su vida! Por supuesto, después de llamar zorra a la señora de la limpieza dos veces, es menester que a parte, se cumpla otro improperio típico del macho alfa chulopiscina a la mujer. Sobretodo si es tu vecina y hace menos de dos minutos que la conoces, tal que:
'Creo que estas un poco loca'
Saquen un bingo del cuñadismo, que en esta reseña van a ganar triplete. Porque señoras, cuando quedas con un tío y te suelta eso de 'todas mis ex estaban locas', CORRAN. Y como llamarla loca no bastaba, le suelta:
'-Calma, calma! No te mosquees, pero no me negarás que eres una tía rarísima'
Le dice que es rara porqué va como si fuese invierno, con mascarilla, pañuelo en la cabeza y guantes. Primero, una mujer puede vestir como le da la gana, sin que eso incluya la opinión de nadie. Y segundo, perdona, pero la acabas de conocer hace minutos. ¿Qué te da derecho a decir si es o deja de ser? A lo que ella le responde (esto ya es un insulto a la inteligencia del lector):
'-Soy rara. Hasta mi madrastra y mi hermana lo piensan. Padezco un trastorno de pánico.
Si vamos a tocar enfermedades mentales más vale hacerlo desde la perspectiva que merecen y no usarlas como excusa para formar un personaje de cartón piedra. Porqué las enfermedades mentales se merecen diligencia al hablar de ellas, ya no sólo por qué una enfermedad es ya de por sí grave, sino porqué desmerece y vilipendia a las personas que la padecen y la sufren al no tratarla.
Sigamos. Incluso después de que ella viese la pocilga en la que vive él (repito que hace diez minutos que se conocen) ella le pregunta:
-Eres un suicida retardado?'
Me van a perdonar que vuelva repetirme, pero la depresión es una enfermedad mental y le digo a la autora lo mismo: si lo va a hacer servir para chistes sin puñetera gracia, mejor sería el abstenerse de escribir diálogos insustanciales de esta índole, básicamente porqué es una falta de respeto a las personas que padecen esta o cualquier otra enfermedad.

Repasemos hasta ahora. Tenemos:
-Apología de la violación.
-Objetivación sexual de mujeres.
-Zorra, loca, rara y demás.
-Faltas de respeto a personas que padecen enfermedades mentales, banalizándolas.

¿Tienen el bingo que les dije antes? Pues vayan marcando también la casilla de especismo por la elección de un modo de vida propio:
'-Eres militante de una secta vegana? Vas a asesinarme por haberme comido unas cuantas salchichas de cerdo?'
Vegano y vegetariano. No son lo mismo. Si es incapaz de buscar una simple definición en Internet, ahora entiendo la sarta de perlas que hay en su escrito.

Pero como a resultas de este libro (por llamarlo algo) el lector se va encontrado cada dos por tres comentarios más machistas que un cóctel de Bertín Osborne, Pablo Motos y Cremades, es lo normal y ya nada sorprendente el que hayan citas como esta. Atentos que no tiene desperdicio. Les pongo en contexto: Ali, la prota, le echa lo siguiente en cara a la cría adolescente que le reparte el pedido del súper:
'Sé de buena tinta que has visitado en más de una ocasión la parte trasera de los coches de Roger Milles y Tom Wilson. No quiero ni pensar en la de virus de transmisión sexual que pululan ahora mismo por tu cuerpo y sólo tienes 15 años'.
Nadie tiene derecho a meterse en tu vida sexual. Nadie. Igual que en ningún momento se meten con la vida sexual del protagonista, por qué si que lo hace con la de otra mujer? Una mujer se puede acostar con quién le de la gana sin por ello tener que aguantar comentarios vomitivos como estos. Que me da hasta vergüenza ajena. Si un tío se acuesta con muchas es lo normal, pero ay como seas mujer y tengas una vida sexual activa.


El elemento más violento de la sociedad es la ignorancia
El elemento más violento de la sociedad es la ignorancia

Los insultos entre ambas mujeres se repiten a continuación tres páginas más adelante:
'-Menuda excusa. Hasta que no lleves una vida más casta, olvídate de tocar mis alimentos con las manos desnudas. Sino hablaré con el señor Watts.
-Zorra chalada. Un buen polvo es lo que tú necesitas'
Maravilloso. Si una mujer deja las cosas claritas o está cabreada se le dice que es una mal follada. Perfecto. Ni que las mujeres necesitaríamos follar para darnos gusto o tener orgasmos. Hay incluso unas cosillas a pilas magníficas, hasta llevan lucecitas y todo, con varios colores a elegir, y para todos los gustos en largada y tamaño. Incluso en varias velocidades, como la batidora. Según la ocasión.

Lo de ‘zorra chalada’, por cierto, se repite en varias páginas. Incluso el protagonista masculino, el machote, lo primero que piensa al ver a la chiquilla adolescente con vida sexual activa es (espero que estén sentados, no, mejor ni se levanten):
'Sabía que la fama de chica fácil la acompañaba desde los primeros años de instituto'.
Y eso es la excusa que Konrad, el protagonista masculino, saca después de que ella le explique que su padrastro la ha intentado violar. Culpabilizar a la mujer de algo que sólo tiene un culpable: el violador.

Se entiende, como es una 'chica fácil' es normal que le haya pasado eso. Culpabilicemos a la víctima en vez de al violador. Es lo que Keats hace. Claro que sí. Repito, que este libro está escrito por una mujer. Y también les recuerdo que el machismo y la misoginia no son exclusivos de un género, como es el caso. Una mujer que ve esto como normal. Que hace chistes sobre violaciones. El humor, va de abajo arriba, del oprimido al opresor, hacerlo a la inversa es darle alas al agresor.

Pero no se asusten si pensaban que esto terminaba aquí, van equivocados. Veamos al prota masculino llamado Konrad, que es un perfecto ejemplo de lo que en estudios de género se denomina masculinidad tóxica.
'<Konrad>, repetí el nombre despacio en mi cabeza. Sí, me gustaba, le iba bien a un tipo tan macho como él'. (Dice la adolescente)
JAJAJAJA. Es para descojonarse el libro. O para llorar. Yo prefiero descojonarme. Es más divertido. ¿Qué es un tipo 'macho'? Y porqué la autora nos dice que 'Konrad' (que a mi parecer suena a gallo Kiriko de los Looney Tunes) es un nombre muy macho? ¿Es que hay nombres muy hombres? ¿Y nombres muy mujeres? ¿Un plato es un plato y un vaso es un vaso? ¿Hay nombres muy trans? ¿Nombres muy panasexuales? ¿Asexuales? ¿Bisexuales? ¿Cisgénero? ¿Qué nos quiere decir con eso Isabel Keats? Si se les ocurre, déjelo en los comentarios. 

EL propio marichulo de Konrad se ve como un semental. Es un ninfómano. La autora no lo dice en ningún momento, porqué ya saben por dónde se pasa las enfermedades mentales, pero es de suponer. Él se ve como un semental, un macho alfa, se cree mierda y no llega ni a pedo. Atentas al uso del lenguaje machista:
'Aún me temblaban las Canillas, pero no era cuestión de quedar como una nenaza'.
Nenaza. Macho. Ya saben cuál de las dos palabras se usa como peyorativa. Ser una niña, luchar como una niña, emana un género tradicional, no tiene nada que ver si esa persona es más o menos válida por haber nacido con un sexo biológico u otro.

De hecho, el personaje está todas las páginas pensando en sexo, incluso deja claro que como él es un machorro en la cama, por eso tiene derecho a tirarse a la protagonista hasta el punto de decirle a Ali que:
'Estarás de acuerdo en que este picnic se merece un abrazo, y como mínimo, un beso con lengua, no?'
¿Estás de coña? Es decir que cómo él la 'ha llevado de picnic' (me hace especial gracia eso de llevar a una persona, como si llevases una bolsa de 5 kilos de naranjas o al perro al pipican) como 'recompensa' ella lo tiene que complacer sexualmente, no? Keats perpetúa la idea de que una tía debe sexo a un tío si éste gasta dinero en ella o le da su atención.

Es asqueroso.

Tenemos el caso también de cuándo va a encender una hoguera y ella le dice que ya lo hace sola, pero no, le suelta un:
'Ni hablar. Esto es cosa de hombres'.
Claaaaaaro porqué 'hay cosas de hombres y cosas de mujeres. ¿No tiene dos manos como todo el mundo? Pues si tiene dos manos está totalmente capacitada para encender una puñetera hoguera.
¿Y qué le falta a alguien tan macho, tan, tan macho, tan súper macho? Pues sí, lo han adivinado:
'En Ali había una vulnerabilidad evidente que despertaba en mi aquel deseo de protegerla de todo y contra todos'.
Porque como las mujeres somos vulnerables, nos tienen que proteger. Anda, venga Konrad, pilla la nacional A-350 y date un voltio por ella, que a lo mejor, con un poco de suerte, te pierdes. Lo de ser macho ya es una obsesión:
'Mejor diré ¡demonios! Es más varonil'.
¿Alguna voluntaria más para meter esta novela en un barreño con carbono? Vayan cogiendo ticket.
Lo jodido es que en esta novela todos se piensan que las mujeres necesitamos follar para ser más simpáticas, estar menos tristes, ser más agradables...
'Mi vecina necesita para olvidar sus manías un buen polvo, pero uno con mayúsculas' (Konrad, el marichulo)
Porqué todo el mundo sabe que para curar una enfermedad mental lo mejor es fornicar. También tenemos en varias páginas como él se dedica a mirar a Ali, como si fuese un mero trozo de carne que estuviese a su entera disposición hasta después de comérsela con los ojos varias veces y de decirle que está buena. Porqué claro, a todas nos encanta que un tío que no conocemos -ni conociéndolo- nos mire libidinosamente y suelte que 'estás buenísima' y nosotras nos tengamos que sentir halagadas y felices, porqué no somos más que eso, un juguete sexual para ser expuesto, admirado y acosado por una mirada masculina.


Somos más que esto
Somos más que esto

La mirada masculina –concepto introducido en la segunda ola de feminismo por Laura Mulvey- está en todo el libro (Ali nos la venden como fuerte pero es sumisa), o por lo menos es la tónica hasta la página 90, que es hasta donde he podido leer hasta que se me han hinchado los ovarios, antes de decidir qué hay lecturas no misóginas con las que prefiero entretenerme y que no van a insultar la inteligencia de cualquier lector. Además de que el lector nunca tiene la culpa de que el autor no haya captado la atención y no por ello me tengo que tragar su vomitera casposa.

También hay otras escenas que son para enmarcar. Si me diesen dinero por cada perla machista que he encontrado en este libro, ahora mismo estaría viviendo en las Maldivas con un coco-loco en la mano mientras controlo mis acciones en tabacaleras en la otra.

Ella, Ali, le propone ser entrenadora de Konrad a cambio de encontrarle una señora de la limpieza (que no señor, eh). Lo descojonante es que al segundo día de conocerse él le dice que le cuente lo que pasó con el novio de ella. En otras palabras, la vida de la protagonista gira alrededor de los tíos. Test de Bechdel suspendido.
'Me pareció que tenía aspecto de beduina sexy y devoré con ojos hambrientos aquel trasero perfecto y las piernas largas y tostadas mientras la seguía hasta el salón'.
Pero ay, cómo cambia la cosa si se encuentra con una mujer mayor. La describe así:
'En vez de mi bella vecina surgió el rostro avinagrado y el cuerpo nada apetecible de la señora Williams'.
A parte de opinar sobre el cuerpo de las demás sin que nadie le haya pedido opinión, de ver a las mujeres como meros objetos sexuales también, como buen macho que es, le tienen que servir:
'Ya que estás de pie (le dice a Ali después de haberse colado en casa de ella sin que nadie le invitase -acoso-) ¿puedes traerme un par de esas barritas de cereales? Vuelvo a tener hambre.’
Dos días que se conocen. Repito. Y se ha colado en casa de la chavala. Pero claro, como 'además de como una cabra, estaba buenísima', pues aprovecha.

Después tenemos la excusa de que él ‘conoce a las mujeres porqué él tiene tres hermanas’ y (siéntense otra vez, que van a flipar):
'por desgracia, soy bastante calzonazos en lo que respecta a mis hermanas y (una de ellas) me obligó a acompañarla a todo tipo de tiendas'.
Omito ya comentarios.

De los creadores de 'eres un poquito exagerada' en lo que refiere a enfermedad mental, llega el súmmum de la gilipollez del bocachancla:
'Tú lo has querido, voy a denunciarte por malos tratos en la comisaría más cercana y le diré a todo el mundo que eres una ...'
No lo pone, pero podemos adivinar por contexto: a) persona que necesita ayuda de un profesional de la sanidad, b) persona que se debería poner en tratamiento, c) zorra.Ya no hablamos en que en esta se reitera otra vez la guirnalda de la autora con respecto a las denuncias por violencia de género, en pos de las falsas.

El cuerpo físico nos lo deja también bien clarito: lo importante es que una mujer sea guapa. Se ve que de pequeña Ali era 'fea' porqué: 'llevaba gafas de culo de vaso y aparato dental' pero suerte que ahora ya 'sé que soy guapa' y 'al menos Dios tuvo la decencia de volverme atractiva unos años más tarde'.

Mujer, si no eres guapa y no sirves para empinársela a los tíos, ¿para qué sirves? Si una mujer se viste sexy no es para ti.

En fin, pasemos de tema.

Respecto a la narración de Keats, hay fanfictions mejor escritos que esto. Hacer feliz a un lector es fácil: sé original, aporta algo al lector, construye personajes con base, investiga, documéntate. Este libro no aporta absolutamente nada a parte de una trama manida y nula, personajes más planos que el papel cebolla que parecen sacados de un cartón de leche del Día, cantidad ingente de perlas machistas y misóginas y diálogos que no van a ningún sitio, y banalización de las enfermedades mentales. Ya no hablemos de que la señora de la limpieza hable con mayúsculas. Es tal la cantidad de capturas de pantalla que hice al leer, que peté la memoria del móvil. 90 páginas leídas, un tiempo de mi vida que no voy a recuperar y una novela que es de todo menos ejemplar. Le iba a dar cero, pero hoy me siento generosa y como el rating no me permite dar menos, se queda con la que después de todo lo expuesto anteriormente, merece: una.

Al escribir esta reseña me he cascado media libretilla y tres bolis. No iba a darle siquiera publicidad a esto (me niego a llamarlo literatura) pero creo y veo necesario que se sepa el tipo de novelas que venden como amor y que no es nada más que una sarta de clichés y de patrones tóxicos nada saludables en una relación sana, para colmo, escritos por una mujer. Es un insulto ya no sólo al lector, sino también a todos aquellos escritores que se toman mínimamente en serio su trabajo. Si ven todo lo anterior como normal es que tienen un problema. Porqué esto es de todo menos una historia de amor, menos una historia sobre ‘segundas oportunidades’.

Decía la autora que ‘no entendía dónde estaban los chascarrillos machistas’. Espero que ahora los haya visto.

Espero que ahora, teniendo la posibilidad de ofrecer un producto de divulgación, como es un libro, trabaje para poner su granito de arena en una sociedad más justa y equitativa sin tirar de la misoginia, la apología de la violación ni hacer chistes sobre ello. Que empiece a trabajar a favor de una igualdad afectiva y no perpetuando un patriarcado asfixiante ni adoptando una ideología jerárquica en que arquetipa la feminidad a la sumisión.
1/5
★★★★
Imágenes: Weheartit, amazon

Fuentes: INE, Institut català de les Dones, Consejo General del Poder Judicial.